Unidad Domiciliaria haciéndole frente a la Covid-19

Desde que se inició la pandemia nuestro Complejo Hospitalario adoptó medidas para hacerle frente a esta enfermedad, no solo desde los centros de atención primaria y hospitalizada, sino también para las visitas domiciliarias.

Fue una labor ardua para garantizar la atención de los pacientes que conforman nuestra Unidad Domiciliaria y a su vez la de los profesionales de la salud. Luego de varios meses, ellos nos cuentan cómo ha sido todo este proceso.

“Centramos nuestra atención y esfuerzos en garantizar la continuidad de atención de nuestros pacientes a los cuales atendemos en domicilio y a su vez cuidar a nuestros profesionales de la salud en el cumplimiento de su labor, para lo cual nos reorganizamos implementando las atenciones a distancia, manteniendo atenciones en domicilio para grupos de riesgo y así cuidarnos y cuidar al equipo”.

La atención a distancia a través de llamadas telefónicas que realizaba el equipo para hacer seguimientos complementarios, de visitas domiciliarias específicas pasó a ser una modalidad de atención importante para nuestros pacientes, al punto que les ha permitido desarrollar otras estrategias como incorporar la de videollamada y telemonitoreo en el modelo de atención de la Unidad Domiciliaria.

Actualmente, seguimos atentos a las curvas de comportamiento del Covid en el Complejo Hospitalario y de la propia Unidad Domiciliaria, coordinando los cambios que suceden en respuesta a las mismas. Nuestros pacientes siguen siendo atendidos en sus domicilios por médicos, enfermero(a)s y terapeutas físicos, y a distancia por nuestros psicólogos, nutricionistas y trabajadores sociales, quienes vienen dando el 100% de su profesionalismo y sensibilidad en la modalidad que les toque atender, sobreponiéndose a la preocupación, el cansancio y recuperándose en muchos casos del mismo Covid para retornar a sus frentes de trabajo y seguir sirviendo a nuestros pacientes.

“La atención a distancia ahora forma parte de nuestro modelo de atención y estamos reforzando la atención en domicilio para nuestros pacientes”

 

¿Ha sido difícil el cambio que ha traído esta pandemia para todo el personal de salud?

Por ejemplo, la labor de psicología, nutrición, trabajo social y terapia física cambió drásticamente; de llegar cada día al complejo y cumplir con los procedimientos de vestirse, equiparse, y abordar una unidad móvil para realizar sus visitas programadas a pacientes en sus domicilios a tener que quedarse en sus propias casas y desde allí prepararse para atenderlos a través de la línea telefónica.

Tuvieron que agudizar aún más sus sentidos aislando distracciones y acondicionando un espacio de su hogar para conectarse con los pacientes.

 

Miedo y preocupación

La preocupación de una curva que va en ascenso, la incertidumbre de no tener escenarios claros, la tristeza ante el aumento de casos de pacientes y familiares contagiados por la COVID-19, el cansancio ante una emergencia sanitaria que aún está vigente y que requiere altos volúmenes de esfuerzo y de recursos; han sido parte de las emociones que día a día ha vivido y sigue viviendo el equipo de Unidad Domiciliaria.

“El considerarnos un equipo de trabajo representa una columna vertebral que nos permite seguir firmes, aún con las bajas, y con actitud es positiva”

Sin embargo, el reconocimiento de la población, los aplausos hacia el personal de salud que está dándolo todo por personas que no conocen, pero a los que tratan como familia y luchan por salvar sus vidas, es uno de los gestos que más nos viene conmoviendo durante este tiempo. Además de la colaboración de los cuidadores de los pacientes en mantener todas las medidas de seguridad en sus domicilios durante las visitas del personal de salud.

 Gráfica 1-07