Todos contra la obesidad

¿A que nos referimos con obesidad?

La obesidad es la acumulación excesiva de grasas. Se presenta cuando excedemos la cantidad de calorías que nuestro cuerpo necesita para las actividades que realizamos día a día; también puede generarse por herencia genética. En ambos casos, esta condición afecta a la salud de la persona.

Para medir el nivel de obesidad se toma en cuenta el índice de masa corporal (IMC). Si el resultado es igual o mayor a 30% se considera que la persona tiene obesidad pero si su IMC se encuentra entre 25% a 30% se le conoce como sobrepeso.

 

¿Cómo afecta a nuestro cuerpo? 

  • El sobrepeso genera daños en la movilidad y equilibrio de los músculos y huesos, muchos de ellos irreversibles. También puede producir el desgaste acelerado de los cartílagos, conocido como artrosis
  • Las personas obesas tienen predisposición a padecer diabetes tipo 2, ya que las células que fabrican la insulina se dañan y no se controla adecuadamente el nivel de azúcar en la sangre. 
  • El exceso de grasa en el cuerpo produce rigidez e incremento de presión en las arterias, haciendo que el corazón se esfuerce más para cumplir su función. Esto, sumado a otros factores, produce hipertensión arterial
  • La presencia de grasa puede alterar la ventilación de los pulmones y generar apnea obstructiva del sueño
  • También puede inflamar la vesícula biliar al obstruir el conducto que une este órgano con el intestino y alterar las funciones del hígado

 Datos en Perú

 CLL obesidad cifras

 *Cifras obtenidas del Centro Nacional de Alimentación y Nutrición (Cenan) del INS

Ante esto debemos fomentar hábitos saludables que alejen los principales desencadenantes de la obesidad:

  • Ingesta de alimentos de alto contenido calórico, que a su vez son ricos en grasa,
  • Descenso en la actividad física diaria
  • Incremento de un estilo de vida sedentario.

 ¿Qué hacer si padeces de obesidad? 

  • Incorpora en tu rutina diaria 45 minutos de actividad física para reducir el peso. Caminar, andar en bicicleta o subir y bajar escaleras son las formas más sencillas para empezar.
  • Toma suficiente agua para ayudar a limpiar tu organismo. Evita las gaseosas y los jugos artificiales.
  • Aliméntate de forma balanceada manteniendo los porcentajes de carbohidratos y proteínas correctos. Limita el consumo de azúcares, sal y grasas, aumenta el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos.