Síndrome post - UCI

Los avances en el conocimiento médico y la tecnología en la Unidad de Cuidados Intensivos permiten la supervivencia de muchas personas. Sin embargo, una estancia larga en esta unidad puede traer algunas dificultades que se agrupan en el conocido Síndrome de post cuidados intensivos o PICS del inglés Post Intensive Care Syndrome, afectando entre el 30 al 50% de pacientes que salen de la UCI.

La hospitalización en UCI tiene un impacto en aspectos físicos y mentales de la vida de quienes han estado allí; incluso puede afectar el retorno a la vida laboral y social del paciente. Es muy común que la capacidad funcional, que es la capacidad del ser humano de realizar sus acciones con normalidad,  se vea disminuída o aparezca alguna alteración cognitiva o incluso presentar algún grado de depresión. Esto no solo impacta de forma negativa en la calidad de vida del paciente sino también en la de sus familiares, cuidadores y personas a su alrededor.

El PICS se caracteriza por la aparición de dificultades físicas como dolor o debilidad, alteraciones cognitivas como dificultades de atención, memoria y lentitud en el procesamiento de información, y problemas emocionales como la ansiedad, bajo estado de ánimo o posible aparición de estrés postraumático. Estas dificultades pueden aparecer durante la estancia en UCI  o después de ella.

 

Especialistas de la Unidad de Daño Cerebral del Hospital Beata María Ana de Madrid, detallan estas alteraciones de la siguiente manera:

Alteraciones físicas

Es muy frecuente la debilidad muscular. Esta es más acusada cuanto más larga es la estancia en UCI y suele afectar más a los músculos esqueléticos (aquellos que mueven el cuerpo como las manos, brazos) que a la musculatura lisa (aquellos que se encuentran en las paredes de órganos y estructuras como el esófago, el estómago, los intestinos y los vasos sanguíneos). Además, la situación de ventilación mecánica y la posibilidad de una traqueotomía están relacionadas con las dificultades deglutorias.

Así, las alteraciones más frecuentes de tipo físico son:

  • Debilidad muscular
  • Pérdida de masa muscular, generalmente de forma simétrica
  • Dificultades para caminar
  • Baja tolerancia al ejercicio
  • Deterioro respiratorio
  • Problemas deglutorios

Alteraciones cognitivas

Todos los componentes de la cognición pueden quedar afectados en mayor o menor medida que dependerá del estado del paciente. Se puede señalar que las alteraciones más frecuentes son:

  • Alteraciones de la memoria
  • Problemas en la atención
  • Lentitud en el procesamiento de información
  • Delirio
  • Estados de confusión del paciente
  • Presencia de alucinaciones
  • Alteraciones de las funciones ejecutivas (actividades mentales que se activan en el momento de planificar, organizar, revisar y evaluar nuestra conducta)

Alteraciones emocionales

La mayoría de los pacientes señalan haber sufrido una experiencia de ruptura grave del devenir cotidiano, en el que aparecen síntomas emocionales de alta intensidad para los que no estaban preparados. Tras la hospitalización en UCI se han descrito efectos emocionales adversos. La depresión, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático, son las principales enfermedades mentales que se asocian al PICS.

 Las alteraciones emocionales más frecuentes son:

  • Depresión
  • Anhedonia
  • Ansiedad
  • Estrés postraumático (TEPT)
  • Trastornos del sueño

 

Pacientes Covid-19 en UCI

Los pacientes que son ingresados en una UCI por Covid19 en muchas casos acaban presentando "nuevos o empeorados problemas físicos, cognitivos o de salud mental que persisten después de que son dados de alta", lo señala el doctor Dale M. Needham, director médico del Programa de Cuidados Críticos de Medicina Física y Rehabilitación de la Universidad Johns Hopkins.

Algunas de las dolencias que manifiestan los pacientes son:

Pérdida muscular incapacitante

Durante los primeros diez días de ingreso en una UCI, los pacientes pueden perder en torno al 20% de su masa muscular, algo que genera una debilidad de larga duración en el enfermo. Algo que es especialmente preocupante en el caso de los infectados por el Covid-19 pues, según Needham, los más graves permanecen un tiempo superior al habitual en estas unidades en las que suelen estar de dos a cuatros semanas, a veces completamente sedados.

Pérdida de memoria

Un alto porcentaje de los que requieren de cuidados intensivos y soporte vital presentan también graves problemas cognitivos y de memoria mucho tiempo después de abandonar el hospital.

Depresión y estrés postraumático

Para el especialista, uno de cada cuatro pacientes de las UCI presenta "importantes síntomas clínicos de trastorno de estrés postraumático", y otro problema "muy común para cerca de uno de cada tres pacientes son los síntomas de depresión". Estos problemas se puedan ver magnificados en los pacientes de coronavirus, ya que normalmente requieren de sedación durante largos períodos de tiempo y porque sus familias no pueden visitarlos, recalca Needham.