NO al tabaco, SÍ a la vida

Dejar de fumar puede ser un proceso difícil que toma tiempo, pero nunca es tarde para decidir hacerlo. Cuanto más temprano se deje de fumar, menores serán las probabilidades de llegar a tener cáncer, enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Mantenerse alejado del tabaco es la parte que toma más tiempo y la más importante del proceso, pero al dejar de hacerlo verás efectos positivos en tu salud:

  • A los 20 minutos, disminuye el ritmo cardiaco y baja la tensión arterial.
  • Dentro de las 12 horas siguientes, el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye hasta valores normales.
  • Después de 2-12 semanas, mejora la circulación sanguínea y aumenta la función pulmonar.
  • En 1-9 meses, disminuye la tos y la dificultad para respirar.
  • En 1 año, el riesgo de cardiopatía coronaria es un 50% inferior al de un fumador.
  • En 5 años, el riesgo de accidente cerebrovascular corresponde al de un no fumador entre 5 y 15 años después de dejar de fumar.
  • En 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye hasta ser el 50% del de un fumador, y disminuye también el riesgo de cáncer de boca, de garganta, de esófago, de vejiga y de páncreas.
  • En 15 años, el riesgo de cardiopatía coronaria es el de un no fumador.

 Además:

  • Tu aliento, ropa y cabello olerán mejor.
  • Su sentido del olfato retornará y los alimentos sabrán mejor.
  • Sus dientes manchados lentamente se pueden volver más blancos.
  • Si tiene hijos, pues ellos estarán más saludables y serán menos propensos a empezar a fumar.
  • Los amigos tendrán más disposición para estar en su carro o su casa.

 

¿Cómo empezar a dejar de fumar?

Primero fíjate la fecha para comenzar. Esta es la fecha en la que dejarás de fumar por completo. Antes de esa fecha, usted puede comenzar a reducir el consumo de cigarrillo. Luego, haz una lista de las razones por las cuáles quieres dejar de fumar. Incluye los beneficios tanto a corto como a largo plazo.

Identifica los momentos en los que eres más propenso a fumar. Por ejemplo:

¿Tiendes a fumar cuando está estresado o deprimido? ¿Cuando sale en las noches con amigos? ¿Cuando está tomando café o alcohol? ¿Cuando está aburrido? ¿Cuando está conduciendo?¿Durante un descanso en el trabajo? ¿Mientras está viendo televisión o jugando cartas? ¿Cuando está con otros fumadores?

Deshazte de todos tus cigarrillos justo antes de la fecha en la que vas a dejar de fumar. Limpia todo lo que huela a humo, como ropa y muebles.

Realiza un plan con estas recomendaciones:

  • Planea lo que vas a hacer en lugar de fumar en los momentos en los que eres más propenso a hacerlo.
  • Sé lo más específico posible. Por ejemplo, si en el pasado fumabas mientras tomaba una taza de café, ahora tome té. Es posible que el té no desencadene el deseo por un cigarrillo. O, cuando te sientas estresado, dá un paseo en lugar de fumar un cigarrillo.
  • Deshazte de los cigarrillos si tienes carro. En su lugar coloque galletas o caramelos.
  • Si normalmente fumas después de comer, encuentre otras formas de finalizar una comida. Coma un pedazo de fruta. Levántate y haz una llamada. Da un paseo (una buena distracción que también quema calorías).

Te dejamos este video donde te damos más razones por la que debes empezar a dejar de fumar: