Los dispositivos electrónicos y nuestra salud visual

Las nuevas tecnologías forman parte de nuestra vida de manera prácticamente indispensable. Desde hace años estamos rodeados de dispositivos electrónicos que nos ayudan en nuestro día a día. Sin embargo, ¿sabemos cómo afecta el uso de estos aparatos a nuestros ojos? 

El uso excesivo de los dispositivos electrónicos como smartphones, iPhone, tablet, iPad, laptops, entre otros, incrementa en un 70% el riesgo de padecer problemas oculares en las diferentes etapas de la vida, indica el Ministerio de Salud (Minsa).

El reducido tamaño de la pantalla y letra en un celular, laptop o tablet, origina que las personas lo sujeten a corta distancia, manteniendo la mirada fija y como generalmente es en movimiento, incrementa las demandas de acomodación del ojo y el sistema visual para lograr enfocar correctamente el texto, provocando diversos efectos negativos en la salud visual destacando:

  • Fatiga visual.
  • Resequedad en los ojos.
  • Disminución del parpadeo.
  • Comezón.
  • Ojos rojos.

Estos efectos pueden aparecer de forma más precoz en las personas que acostumbran a usar su celular o algún otro dispositivo electrónico en la oscuridad. Utilizar estos aparatos con la luz apagada ocasiona que el alto contraste provoque que el ojo tenga la necesidad de parpadear más. No obstante, la concentración impide que eso pase, lo que ocasiona que la resequedad sea más rápida y se produzca alguna infección.

¿Cómo proteger nuestra vista?

Es importante que tomemos en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Usa los dispositivos electrónicos a una distancia de 30 a 50 centímetros del rostro para evitar que los ojos hagan demasiado esfuerzo durante su uso. 
  • Trata de parpadear más veces durante su uso y leer con una buena iluminación, de preferencia luz natural.
  • El tiempo de exposición recomendado para el uso de dispositivos electrónicos es de media hora, haciendo pausas de 1 a 5 minutos mirando objetos a lo lejos para descansar la vista.
  • Se debe acudir al oftalmólogo una vez al año.

Recuerda: “No es el celular el que hace daño, sino el mal uso del dispositivo”