Lactancia Materna en tiempos de Covid-19

El brote de COVID-19 es un tiempo estresante para todo el mundo. Esto puede ser particularmente cierto para las madres que están amamantando y se preocupan por la salud de sus bebés.  En la siguiente nota aclaramos algunas dudas que surgen.

Lactancia Materna

La lactancia materna ofrece la nutrición óptima para el desarrollo en la primera infancia. Sin embargo, en la coyuntura actual, surgen muchas preguntas sobre si esta actividad entre madre y recién nacido es segura, o sobre las medidas adecuadas para dar de lactar durante la pandemia del COVID-19.

Diversas organizaciones, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, aconsejan la continuación de la lactancia, ya que hasta la fecha no hay estudios que demuestren la propagación del virus a través de ésta, destacando que los beneficios del amamantamiento superan cualquier potencial riesgo de transmisión.

Beneficios de la lactancia materna durante una pandemia

  • ​​La lactancia materna es buena para los bebés. Los protege de muchas infecciones. No se ha comprobado que la leche materna proteja a los bebés del virus SARS-CoV-2 que causa el COVID-19. Sin embargo, los bebés que se amamantan, por lo general, tienen menos probabilidades de sufrir síntomas respiratorios graves cuando se enferman. 
  • La lactancia materna es buena para las mamás. Las hormonas que se liberan en el cuerpo de la madre durante la lactancia promueven el bienestar y pueden aliviar el estrés y la ansiedad. 
  • La leche materna siempre está disponible. ¡No hay que comprar nada!​ Este puede ser importante durante las emergencias de salud pública, cuando puede ser más difícil comprar fórmula u otros alimentos

Actualmente, la principal preocupación es la difusión del virus a través de gotas respiratorias durante el contacto entre madre e hijo. Por ese motivo, es importante implementar las siguientes medidas de bioseguridad que pueden minimizar el riesgo:

  • Usar mascarilla mientras se da de mamar.
  • Lavarse las manos antes y después de tocar al bebé.
  • Limpiar y desinfectar las superficies que se toca, especialmente, las próximas a al bebé.
  • En caso de que la madre no pueda ofrecer succión directa, se debe considerar la posibilidad de solicitar ayuda. Esta persona debe estar sana y ofrecer la leche en vaso, taza o cuchara al bebé.

La OMS recomienda a las madres con caso sospechoso de COVID-19, pero que se encuentran en buen estado, continuar la lactancia, aplicando las medidas de bioseguridad necesarias para prevenir el contagio.