Guerreros con uniforme dando batalla al COVID-19

Esta pandemia ha resaltado de manera especial el papel fundamental que desempeñan las enfermeras, enfermeros, médicos, obstetras, tecnólogos y todos los trabajadores de la salud para proteger y salvar la vida de las personas.

Todos los días, estamos siendo testigos de la valentía, la habilidad y la dedicación de estos profesionales que,  después de más de seis meses, siguen comprometidos con su trabaja en la emergencia nacional y siguen en primera línea haciendo frente al coronavirus en todo el mundo.

Para casi todos los profesionales de la salud, esto es completamente nuevo, se sabía que el número de personas infectadas con COVID-19 iba a aumentar, pero no que fuera a ocurrir tan aceleradamente. Lo que generó estrés, preocupación, miedo entre todos ellos que jamás imaginaron la magnitud de lo que se enfrentaban; sin embargo, nuestro equipo jamás baja la guardia y siempre da lo mejor de sí para dejar que esta enfermedad no nos gane la batalla.

En esta oportunidad son los propios profesionales que nos cuentan sus experiencias a lo largo de estos meses sumamente difíciles no solo en lo laboral sino también en lo personal: el miedo de transportar esta enfermedad a casa.

 

El inicio de todo: estado de emergencia sanitaria

“Todo cambió, desde el número de trabajadores que asistíamos al turno, se modificaron los horarios de ingreso y salida del personal debido a los constantes cambios que indicaba el gobierno. También había mucho temor entre los mismos trabajadores, de pronto ya no podías saludar ni conversar amenamente como antes, cada uno en su área tratando de protegerse y de adaptarnos a las nuevas normas de convivencia. La consulta ambulatoria se suspendió y las emergencias comenzaron a llegar cada vez en mayor número de pacientes con COVID-19”, Fabiana Mallqui – Licenciada en enfermería de Diagnóstico por Imagen.

Ante esta situación nuestro Complejo Hospitalario activó a poner el código ESPII (Plan de Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional) para romper con la cadena de transmisión del COVID-19 en nuestro centro.

“Empezamos a organizarnos a plantear estrategias y equipos de trabajo.  Al inicio no fue fácil, hubo mucho temor, porque si en países desarrollados el sistema de salud colapsó llevando consigo un aumento drástico de muertes, ¿qué nos hacía pensar que el Perú podría soportar dicha pandemia?, Patricia Fuster – supervisora de enfermería noche

 

Protocolos y reestructuración de áreas

Al activarse el código ESPII, se implementó el triaje respiratorio diferenciado en los ingresos de los hospitales, con el que se pueden identificar pacientes con sintomatología respiratoria, los cuales son dirigidos a un área de aislamiento temprano para que reciban atención preferencial por el personal especializado. Gracias a esta buena práctica se interrumpe la cadena de transmisión de la enfermedad, fomentando que el hospital sea un lugar de curación y no de propagación de la infección.

“Se ejecutó el plan de contingencia que con el transcurrir de los días y ante la demanda de estos pacientes se iba modificando, tal es así que nuestra Emergencia se tuvo que dividir en Emergencia Covid y No Covid” Patricia Ocampo – Coordinadora de Enfermería de Emergencia Adulto

“Nuestra área se organizó completamente, se convirtió en una UCI con tres ambientes: UCI COVID 1, UCI COVID 2 Y UCI no COVID. Pasamos de atender a 2 pacientes a atender 4 a más”. Zoila Pardo - coordinadora de enfermería UCI/UCI

Se tuvo que cerrar la atención ambulatoria para evitar el contagio por este medio y muchos profesionales tuvieron que acudir al apoyo de servicios con gran demanda como Emergencia y UCI para dar soporte. Otros empezaron a brindar teleasistencia para el control de los pacientes que requieren una continuidad en su estado de salud, así como la atención de Urgencias.

“Tuvimos que hacer turnos en medicina general y ya no como traumatólogos y así apoyar a los colegas. Algo impactante porque no estábamos acostumbrados a ver pacientes con sintomatologías graves, sin embargo, no dejamos de ser médicos y ante la demanda de la población y el mundo lo hicimos” Diego Maticorena - Traumatólogo

“Surgió el reto de incorporarnos como apoyo a urgencia y hospitalización de medicina interna – Covid, además de las innovadoras actividades implementadas de telemonitoreo para garantizar continuidad de atención oportuna a nuestros pacientes” Mayerline Collin – Médico de Familia

 

Cifras de pacientes COVID-19 en aumento

Conforme iba avanzando esta pandemia los pacientes acudían en gran proporción a la emergencia manifestando síntomas COVID-19. La rápida respuesta permitía derivar aquellos casos graves a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), los que necesitaban monitoreo constante en las unidades de aislados del área de hospitalización y los casos que podían realizar un aislamiento domiciliario, se quedarían en sus casas. Pero muchos de ellos así como llegaban y se recuperaban, otros nos iban dejando.

“El haber sido testigo de la partida de nuestros pacientes, era muy duro e impotente verlos enfrentar la muerte y que sus familias no tuvieron la oportunidad de despedirlos” - Pamela Cajal /Licenciada en hospitalización Pediátrica

“Fueron momentos difíciles emocionalmente, turnos extenuantes, pacientes que ingresaban, que nos dejaban. No estábamos acostumbrados a ver gente morir de forma tan rápida, personas jóvenes” Zoila Pardo - coordinadora de enfermería UCI/UCI

 

Guerreros dejando la batalla

Esta pandemia ha supuesto un desafío para los profesionales de la salud, quienes luchaban para ayudar a salvar la vida de cada paciente y a su vez en el camino unos se iban quedando al haber adquirido esta enfermedad en plena batalla.

 “Al inicio como la mayoría, tenía mucho temor de contagiarme y llevar esta enfermedad a mis hijos y padres, pero a la vez segura de seguir trabajando ya que soy enfermera y mis pacientes me necesitan, para esto me formé” Fabiana Mallqui – Licenciada en enfermería de Diagnóstico por Imagen.

“Recibir mi resultado positivo a 8 días de asumir el cargo de coordinación fue muy duro para mí. En primer lugar, por miedo a que me pase lo peor y así dejar a mis padres que son mis hijos grandes. Y en segundo lugar, sentir impotencia de no poder estar en forma presencial y operativa en el área en uno de los peores momentos por los que atravesaba mi servicio” Patricia Ocampo – Coordinadora de Enfermería de Emergencia Adulto.

“Tuvimos dos colegas nuestros que son enfermeros y esposos. Ambos entraron graves con pocas posibilidades de recuperarse, sobre todo la esposa haciendo eventos graves que ponían en riesgo su vida. Nos poníamos a rezar alrededor de su cama pidiendo que siga luchando, ya que nos veíamos reflejados que ellos luchando como nosotros se enfermaron” Zoila Pardo - coordinadora de enfermería UCI/UCI

 

Experiencia profesional y de vida

Sin duda esta pandemia nos ha hecho hacerle frente como equipo sólido, con procesos que se han ido adecuando a las circunstancias que se iban viviendo pero siempre con el mensaje de salvar vidas.

“Rescato mucho la entrega y compromiso de todos, aun poniendo en riesgo nuestras vidas. Lamentablemente ya tuvimos colegas fallecidos en el camino de esta batalla” GianCarlo Felipa - Médico Pediatra

“Quizás cuando en varios años miremos atrás podremos decir que hicimos mucho y que a pesar de que no era nuestra especialidad nos pusimos la camiseta y apoyamos al hospital y a todo el equipo a luchar por salvar vidas” - Diego Maticorena - Traumatólogo

 CLL Guerreros contra el COVID-testimonios