Dolores de espalda ¿Cómo evitarlos?

Casi todos hemos tenido dolor de espalda en algún momento de la vida y este varía de una persona a otra por lo que puede ser de leve a severo, de corto o largo plazo.

Nuestra columna

No sólo nos mantiene erguidos y nos permite movilidad, la columna, además, es el soporte de los principales órganos del cuerpo y protege nuestro sistema nervioso periférico y central. Por lo tanto, la buena salud de la espalda es clave para una buena calidad de vida.

Pero el agitado ritmo de vida actual, las largas horas frente al computador, el sedentarismo, la obesidad y el cigarro, entre otros factores, no hacen otra cosa que dañarla y deteriorar su estructura con el paso del tiempo. De ahí el irritante dolor de espalda, ese que puede ir desde una leve molestia a aquel que impide la realización de las actividades más básicas de la vida diaria.

No es posible prevenir todos los dolores de espalda. No podemos evitar el uso y desgaste de nuestras columnas vertebrales a medida que envejecemos, pero hay cosas que podemos hacer para disminuir el impacto de problemas de la espalda lumbar.

Pautas para proteger tu espalda

Un buen comienzo para prevenir el dolor de espalda es tener un estilo de vida sano.

  • Realiza ejercicios. Combina ejercicio, como caminar o nadar, con ejercicios específicos, para mantener fuertes y flexibles los músculos de tu espalda y abdomen.
  • Mantén tu peso. Controla tu peso, recuerda que tener sobrepeso puede agregar presión a tu columna vertebral y espalda lumbar.
  •  Evita fumar. Tanto el humo como la nicotina causan que la columna vertebral envejezca más rápido de lo normal.
  • Mantén una postura correcta. Una buena postura es importante para evitar problemas lumbares. Cómo te paras, sientas y levantas cosas tiene un efecto grande en la salud de la columna.

Otras medidas para prevenir el dolor de espalda incluyen:

  • Evita permanecer de pie por periodos largos. Si debes permanecer de pie por tu trabajo, coloca un banquillo cerca de tus pies. Alterna el descanso de cada pie sobre éste.
  • NO uses tacones altos. Utiliza suelas acolchadas al caminar.
  • Al sentarte para trabajar, sobre todo si usas una computadora, verifica que la silla tenga un respaldo recto con un asiento y espaldar ajustables, apoyabrazos y un asiento giratorio.
  • Usa un banquillo bajo para tus pies mientras estás sentado para que las rodillas queden a un nivel más arriba de tu cadera.
  • Pon una almohada pequeña o toalla enrollada por detrás de la región lumbar al sentarte o manejar durante períodos prolongados.
  • Si conduces largas distancias, para y camina más o menos cada hora. NO levante objetos pesados justo después de un viaje.
  • Realiza ejercicios para fortalecer los músculos abdominales de manera regular. Esto fortalecerá los músculos del torso para disminuir el riesgo de lesiones adicionales.
  • Aprende a relajarte. Prueba métodos como el yoga, el taichí o los masajes.