Cuidados en el adulto mayor

La tercera edad es una etapa en la que se enfrentan cambios a nivel físico, social y emocional. Cambios en los roles familiares y sociales, aumento del tiempo libre y disminución de algunas capacidades físicas.

Es importante derribar el mito de que el envejecimiento no puede ser saludable, solo se requiere de nuevas rutinas y un mayor cuidado. Por eso hoy compartimos algunos consejos para poder vivir a plenitud esta etapa de nuestras vidas:

Alimentación Saludable

La dieta equilibrada es imprescindible en esta etapa de la vida, mejora la calidad de vida y previene el desarrollo de enfermedades, ya que se sabe con certeza que numerosas patologías están estrechamente relacionadas con hábitos de alimentación incorrectos.

En el desayuno, almuerzo y cena, hay que incluir frutas, verduras, cereales, menestras y alimentos de origen animal. Además hay que evitar alimentos enlatados y el exceso de condimentos y aderezos.

Recordemos siempre tomar bastante líquido para mantenernos hidratados y disminuir el consumo del té o café ya que altera la calidad del sueño.

 

Actividad Física

El ejercicio físico contribuye a mejorar la sensación de bienestar y mantener en niveles satisfactorios casi todos los indicadores de salud, sobre todo los relacionados con el sistema cardiorespiratorio.

La caminata es uno de los ejercicios más simples que podemos realizar. Hay que realizarlo poco a poco, conforme se gane más confianza podremos aumentar lentamente la intensidad. La caminata simple durante 30 minutos a paso constante y sostenido, al menos 3 veces a la semana es muy útil.

 

Actividad mental

Del mismo modo, hay que dedicar el tiempo libre para aprender nuevas habilidades (lectura, canto, pintura, etc.) y realizar actividades que estimulen nuestra mente (crucigramas, sopa de letras, etc.)

Si notamos problemas de memoria que afecten nuestra vida cotidiana o dificultades para realizar actividades que antes hacíamos correctamente será bueno consultar a nuestro médico.

 

Sueño

El sueño es necesario para descansar el cuerpo y la mente y mantener un buen estado de salud.

Hay que seguir un mismo horario y rutina al despertar y al dormir, esto nos ayudará a descansar mejor y tener más energía durante el día. Es importante que las siestas sean cortas, no mayores de 30 minutos, evitarlas por las noches ya que puede mantenernos despierto durante la noche.

Antes de dormir procurar tener el dormitorio oscuro y sin ruidos (como el de la TV) para tener un descanso sin pausa.

 

Cuidados de la piel

Con la edad la piel se vuelve más seca, pierde elasticidad y se hace más frágil, por lo cual hay que cuidarla más.

Se recomienda tomar un baño con agua tibia todos los días, utilizando un jabón suave o neutro (glicerina). Utilizar cremas hidratantes y protector solar.

Si observamos cualquier anomalía en nuestra piel como manchas, enrojecimiento, lunares de forma irregular o heridas que no cicatrizan habrá que consultar inmediatamente con nuestro médico.

También hay que tener un cuidado especial con nuestros pies, utilicemos un espejo para ver las plantas de los pies y así examinar si hay alguna lesión, úlceras, ampollas o uñas encarnadas. Utilizar zapatos cómodos de taco bajo y, si estamos sentados mucho tiempo, parémonos y caminemos por unos minutos.

 

 

Las relaciones familiares, de amigos y conocidos no sólo favorecen a que los mayores mantengan su identidad social, sino que proporcionan apoyo emocional.