Coronavirus: origen, modo de contagio y prevención

El nuevo coronavirus, también conocido como COVID-19, es la pandemia global que ha provocado la mayor crisis sanitaria de los últimos años, poniendo en alerta a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y afectando la estabilidad social y económica de más de 170 países.

¿Cómo aparece?

A finales de diciembre del año pasado, en la ciudad de Wuhan (China), se registró el origen de un nuevo brote de coronavirus que provocó 41 casos de neumonía. Se especulaba que el contagio inicial de este nuevo virus se produjo en un mercado donde se comercializaba la venta de animales y mariscos para consumo alimenticio, sin embargo investigadores de la Academia de Ciencia de China descartaron esta teoría. Ellos concluyeron que el virus sí se propagó en aquella provincia, pero no tienen claro si mutó en algún animal antes de pasar a un humano.

No obstante, el Covid-19 no es el primer o único coronavirus conocido. Existen otros 2 tipos de coronavirus clasificados como agresivos, los cuales son una causa común de problemas respiratorios en el ser humano. En el 2002, también en China, apareció el primer coronavirus agresivo denominado SARS. Este virus fue transmitido por una Civeta (mamífero carnívoro) y produjo la muerte de aproximadamente 774 personas de ocho mil 096 casos, siendo la primera gran alarma de que el Coronavirus podía comportarse como un virus agresivo respiratorio.

En el 2012 surge el brote de un segundo coronavirus agresivo nombrado MERS. Este virus tuvo como lugar de origen el Medio Oriente y fue transmitido por un dromedario a un ser humano y este ser humano pudo transmitirlo a otro ser humano. La epidemia MERS, todavía en curso, ha provocado la muerte de 858 personas de dos mil 494 casos desde septiembre del 2012 y al igual que los otros dos tipos de coronavirus, existe un tratamiento más no una cura.

Finalmente, en diciembre del año 2019, aparece en China este tercer coronavirus denominado COVID-19. Es así que debido a su rápido contagio, el gran país asiático dio aviso a la OMS sobre el brote de esta nueva infección viral microscópica y de fácil diseminación sin causa conocida pero que como en otras epidemias parecía tener un origen animal.

Características

El COVID-19 posee dos características que han hecho muy peligroso a este virus.

1. Puede haber contagio del nuevo coronavirus cuando el infectado no presenta señales de infección, en el periodo de incubación. A esta etapa se le conoce como periodo asintomático (no presenta síntomas). Esto hace muy complejo de determinar cuándo una persona ha sido contagiada y por ende aislar en el momento adecuado para evitar una propagación.

2. La capacidad de diseminación del virus es extraordinaria. Provoca un contagio eficaz si se está en contacto con un infectado. Y al ser una infección poco conocida, ningún ser humano posee anticuerpos contra el COVID-19, lo que hace que la población mundial sea susceptible a desarrollar esta enfermedad.

¿Cómo podemos contagiarnos?

El principal modo de contagio es a través del contacto. Los tosidos y estornudos por parte de una persona infectada son la principal causa de transmisión de este nuevo coronavirus de fácil propagación. La OMS estima que cada infectado puede contagiar de una a tres personas. Además señala en su página web que “estudios realizados indican que los coronavirus pueden subsistir en una superficie desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones".

Medidas preventivas  

La medida fundamental para evitar el contagio del COVID-19, es cumplir con la cuarentena dada por el presidente Martín Vizcarra, ya que el nuevo coronavirus se propaga con el contacto. Asimismo la Organización Mundial de la Salud ha dispuesto la recomendación de medidas básicas de higiene para evitar el contagio.

Sigue estos consejos:

• Lávate las manos hasta el antebrazo con agua y jabón por un mínimo de 20 segundos.

• Al toser o estornudar, cúbrete la boca y nariz con un pañuelo desechable o con tu antebrazo; nunca lo hagas con tus manos directamente.

• No te toques los ojos, nariz o boca si no te has lavado las manos primero.

• Solo si no cuentas con agua y jabón cerca, utiliza alcohol en gel. Toma en cuenta que esto no debe reemplazar el lavado de manos.

• Evita el contacto directo con personas que muestren síntomas como los del resfrío o gripe. Mantén 1 metro de distancia promedio.

• Cuando utilices papel higiénico o pañuelos descartables, asegúrate de botarlos en el basurero y lavarte las manos luego.

¿Cuándo debo lavarme las manos?

Pues:

• Al llegar a casa.

• Luego de toser, estornudar o limpiarte la nariz.

• Antes de comer o manipular alimentos.