¿Cómo sobrellevar las clases virtuales desde casa?

Debido a que la pandemia aún no se ha ido la educación virtual ha dejado de ser una alternativa de estudio y convertirse en la única opción de aprendizaje en estos tiempos.

Es difícil que niños y jóvenes no se distraigan estando en casa o mantengan la atención en clases, por lo importancia de fomentar diferentes estilos para que los estudiantes tomen conciencia de su propio aprendizaje y se generan hábitos en beneficio para ellos.

Te compartimos algunos consejos para que en casa todos puedan contribuir en el aprendizaje de los niños y jóvenes:

En el caso de niños en etapa escolar:

  • Asegúrate que tu hijo(a) tenga una rutina para sus clases virtuales: ayúdalo a vestirse y alistarse, tomar desayuno y estar listo para empezar a aprender. Durante las clases, es recomendable que no esté en pijama, tomando desayuno o jugando.
  • Organízate para que tenga todos los materiales requeridos antes de empezar la clase. Así evitará distracciones.
  • Arma un horario sobre la rutina, puedes utilizar dibujos. De esta manera, tu hijo(a) sabrá qué actividades le toca hacer en un momento dado.
  • Fomenta que participe en las actividades propuestas durante las sesiones grupales. Anímalo(a) a responder o hacer preguntas a sus profesores.
  • Acompaña su ritmo de aprendizaje. Algunas tareas pueden parecer fáciles como adulto, pero para ello tienen un nivel de dificultad. Acompáñalo en el proceso.
  • Deja que cometa errores. Corrígelo(a) con amabilidad y genera la oportunidad para mejorar. Valora su trabajo.

Adolescentes y jóvenes:

  • Comparte tu horario con tu familia para que comprendan a qué hora no estarás disponible. También recuerda silenciar las notificaciones de tu teléfono, o apagarlo si no vas a utilizarlo para nada. Repite este proceso con otros dispositivos, como la televisión, los videojuegos, etc.
  • Aunque no vayas a salir de casa, levántate siempre temprano, para que puedas tener unas horas extras para prepararte (desayunar, asearte, vestirte, revisar tu horario).
  • Establece en tu horario los días y las horas específicos para dedicarte solo a hacer trabajos, estudiar o relajarte. Así logras ser más productivo.
  • Emplea, por lo menos, una hora diaria para repasar las lecciones del día, aún cuando no tienes exámenes pautados. De esa forma, cuando llegue el día de la evaluación tendrás mucha más seguridad sobre el tema. Asimismo, organiza tu espacio de estudio cuando termines las clases. Al día siguiente te ahorras mucho tiempo y esfuerzo, pues no debes correr a organizar todo antes de que comiencen las lecciones.
  • Coloca una pizarra o un corcho en tu pared, cerca del espacio de estudio. Allí debes colgar material importante para estudiar, calendarios y horarios, listas de pendientes, etc.
  • Revisa siempre la plataforma o el correo electrónico a través del cual te comunicas con tus profesores. En caso de que haya algún cambio de improvisto para las clases virtuales, o las evaluaciones.
  • Familiarízate con la plataforma donde se imparten las clases. Conoce todas las opciones y botones, que te ayudarán a seguir las instrucciones de los profesores.
  • Haz muchas preguntas. Esto ayuda a mantener la dinámica de un salón normal de clases.
  • Ten cerca de ti agua u otra bebida refrescante. Si te mantienes hidratado, tus funciones cognitivas funcionan mucho mejor. Te concentras más, piensas con rapidez y mantienes tu energía.

El apoyo de los padres y la familia

Esto sin duda representa un gran reto para los padres de familia que a pesar de la experiencia vivida en el 2020 no han logrado adaptarse a la virtualidad, por eso es importante tener paciencia y brindarle todo el apoyo a nuestros hijos para que ellos se sientan en confianza y puedan rendir en sus clases.

  • Los padres y/o tutores deben ser pacientes y no estresarse frente a las actividades que tienen que hacer con sus hijos, ya que esto puede generar problemas familiares y afectar en la educación del menor.
  • Deben generar buenos canales de comunicación con los docentes, estar atentos a las indicaciones para así formar un equipo de trabajo en beneficio del alumno(a).
  • Compartir con el resto de integrantes de la familia lo importante que es colaborar en la concentración del menor en clase: respetar el horario de clases, evitar el ruido e interrumpirlo de manera innecesaria.