Anorexia: lo que debes saber de ella

La anorexia es considerada una epidemia que afecta a ambos sexos, aunque la padecen mayoritariamente las mujeres. Generalmente comienza en la adolescencia, a veces antes y menos frecuentemente, en la etapa adulta.

Este es un trastorno de la conducta alimentaria que presenta pérdida de peso importante por el temor que se tiene a aumentar de peso o por una percepción distorsionada y delirante del propio cuerpo que la(o)s hace sentirse gorda(o)s (aún con peso bajo).

Se trata de un problema cuyas causas son profundamente psicológicas. La percepción desvirtuada de sí mismo es capaz de llevar a poner sus vidas en peligro, siguiendo dietas extremas o negándose a alimentarse.

Síntomas

Estas posibles causas deben tomarse en cuenta y es la familia quien debe estar atenta ante posibles cambios de hábitos o de carácter que pueden manifestarse de la siguiente manera:

  • Las cantidades de alimentos son cada vez más pequeñas.
  • Evita las comidas familiares, poniendo excusas para no ingerir alimento.
  • Su humor empieza a cambiar. Se irrita con facilidad y alterna cambios de ánimo que van de la depresión a la euforia.
  • La pérdida de peso empieza a ser aparente y no existe una causa concreta que lo justifique.
  • Empieza a revisar de una forma meticulosa las etiquetas de los alimentos, su valor nutricional, sus calorías, etc.
  • Niega incesantemente que tenga un problema con la alimentación.
  • Se aisla cada vez más de la familia y amigos.
  • Duerme poco y su capacidad de concentración disminuye.
  • Nunca reconoce que está adelgazando, y asegura que está gordo/a.
  • Cada vez que come va al baño.
  • Juega con el plato y desmenuza el alimento.
  • Empieza a restringir su alimentación, evitando cierto tipo de alimentos considerados calóricos.

¿Cuáles podrían ser sus consecuencias?

La anorexia está considerada una de las enfermedades más peligrosas del mundo. Por lo que es importante saber las consecuencias más relevantes de padecer este trastorno:

  • Disminución de las pulsaciones cardiacas, arritmias
  • Baja presión arterial
  • Desaparecimiento de la menstruación en las mujeres (amenorrea).
  • Disminución de la masa ósea y, en los casos muy tempranos, freno en la velocidad de crecimiento.
  • Disminución de la motilidad intestinal. Dolores abdominales.
  • Anemia
  • Estreñimiento crónico.
  • Alopecia o caída del cabello o, en su defecto, crecimiento excesivo del vello corporal.
  • Problemas dentales.
  • Finalmente, llevada al extremo, alta probabilidad de morir.

Prevención

Al tratarse de un trastorno que suele iniciarse en la adolescencia, la observación por parte de la familia es crucial para detectar conductas que supongan una señal de alerta. Estos son algunos factores de riesgo:

  • Malos hábitos de comidas: muchos adolescentes comen solos mientras ven la tele o se comunican con sus amigos vía whatsapp. La falta de horarios fijos y de supervisión por parte de los padres acerca de lo que comen incrementan las probabilidades de desarrollar un trastorno de la alimentación.
  • Mala comunicación con los padres: conocer las preocupaciones de los hijos, sus gustos y su círculo de amigos puede ayudar a prevenir este tipo de desorden o a detectarlo en una fase inicial.

Es posible que no seamos conscientes de padecer este problema. No obstante, en caso de presentar varios de los síntomas relacionados con la anorexia, es conveniente buscar ayuda.